Cuatro notas de voz de el o la soldado Yanes

El o la soldado Yanes es otra de las voces que toma la palabra en La balada de los drones y otros poemas de la Gran Transición. En los trabajos de Recuperación de la Memoria tras la Primera y Segunda tecnoguerras, se rescataron, segúnn parece, de una microtarjeta de memoria y recogidas en una libreta, cuyo formato físico permitió su descubrimiento. Qué parte de todo esto es realidad o simulacro está en manos de los investigadores comprobarlo. Acá recogemos cuatro de esos poemas/notas de voz. Pueden encontrarlas todas en La balada de los drones y otros poemas de la Gran Transición, en Ediciones El Transbordador.

Cuando me desperté
una mañana después de un sueño
intranquilo
me encontré convertido
en un monstruoso
insecto.

Respire hondo y recordé
que me había quedado dormido
con el equipo de combate
puesto.

Mi mono negro de kevlar,
mi exoesqueleto,
mi casco con sus ojos
de visión digital,
mis garras negras
afiladas.

Tal vez si me haya vuelto un gran insecto.
Un tipo nuevo de hormiga guerrera.

Un soldado del siglo XXI.

.....

Unos años antes de la guerra
dejamos de follar.

Tal cual.

Fue un fenómeno global
del que hablaban los medios
y se hicieron estudios:

que si la soledad,
que si el stress,
que si el miedo al rechazo,
que si el porno,
que si algo que llamaban
narcisismo contemporáneo
que si el desarrollo de la tecnología
masturbatoria,
que si etc.

Recuerdo un viejo meme que decía
'haz el amor y no la guerra':
no se si hay un factor
causa/efecto
o si de algún modo amor y guerra
son vasos comunicantes: mas de A menos de G
y viceversa.

El hecho es que unos años antes
de la guerra
se dejo de follar,

o en otras palabras: el amor
se dejo
sin hacer.

....

En el segundo año de la guerra
las mascotas resultaron ser
una excelente reserva
de proteínas
frescas
en las ciudades bloqueadas.

....

En nuestro ejercito
todos somos iguales
y a nadie se le niega
el derecho a una muerte
noble o a una muerte.

Seas hombre /mujer /trans,
lo que quieras
siempre que aceptes ser
de los que matan juntos.

Una vez dentro del equipo
de combate tu sexo
da igual,
se cae
disuelto en el sudor.

Y dan igual tus sueños
tus querencias
tus fantasías
porque al poco
de estar
con nosotros

solo hay pesadillas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: