Lenguaje virus

Dile que hemos reprogramado la realidad, joder. Dile que el lenguaje es un virus y que la religión es un sistema operativo y que las oraciones no son más que correo electrónico no deseado. Díselo o te mataré, me cago en la puta - dijo suavemente el chico detrás de su cortina de humo. Neil... Leer más →

Cada día que amanece…

... el número de tontos crece. A través de una red social me entero de la celebración de un congreso sobre poesía española nada pretencioso:"Un congreso reúne en Granada a todas las tendencias y estéticas de la poesía contemporánea española". La nota de prensa no tiene desperdicio, pero hay un fragmento que sobresale: "... y... Leer más →

Trabajar

Me agota la pertinaz llantina de los poetas que se quejan de no poder dedicarse nada más que a la (su) poesía. Yo soy más del maestro Cisneros, con quien comparto lo que él llama "su esquizofrenia", y que va y dice: "Yo toda la vida he trabajado y no es para llorar, ni es... Leer más →

Escuchando a Cirlot

Las casas, los países, como las constelaciones, son la pura imaginación de un orden que no existe. Todo son puntos en movimiento. Cada luz, casa ser, cada ángulo están habitados por el infinito con su disposición en dispersiones.

Decía el viejo gruñon

tan equivocado tantas veces, cosas muy agudas siempre que hablaba de poesía;  algunas no las acabamos de asumir, como esta en sus prolegómenos: Es de enorme importancia que se escriba gran poesía, pero no importa en absoluto quien la escriba.

Aleatorio 41: la retención del judoka

Leo a mi amigo Viktor Gómez sobre su aprendizaje juvenil de judo, y se me viene a la cabeza lo siguiente: tal vez del mismo modo que el maestro judoka o de otra arte marcial sabe que  debe usar usar sus habilidades sólo en caso de verdadera necesidad, la poesía debiéramos escribirla de la misma... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑