Poesía selfie

Partiendo del hecho de que el desarrollo de la tecnología influye en la evolución de las artes, la omnipresencia del smartphone como 'personal device' (cuánto anglicismo, ustedes perdonen) y con él del selfie como paradigma de su empleo, era inevitable que apareciesen poetas selfies, cuya escritura gira obsesivamente alrededor de su ombligo (yo, mí, me,... Leer más →

Ruido 2

Seguimos hablando de la neoprecariedad en el mundo de la poesía. Al golpito, despacito, suave suavecito, ay que me pierdo... Quiero decir, todavía no esperen conclusiones, seguimos pensando en voz alta.

Ruido, ruido, ruido.

Arrancamos a hablar de la precariedad de nuevo cuño, que se añade a la tan tradicional en el campo de la poesía, que ya ni distinguimos de lo nornal.

Los poetas

Mientras le doy vuelta a la poesía y la neoprecariedad digital en el mundo cultural, se me viene a la cabeza este poema de Fernando Quiñones, que nos habla de del premio, del pago tan a veces inaccesible.

Encuentro en la tercera fase

Empezando a hablar de la tecera fase del desarrollo de las redes. ¿Como afecta la ubicuidad digital sostenida por los dispositivos móviles, la cultura del meme y del video, y de la segunda generación de "redes sociales" (instagram, snapchat...) a la escritura de la poesía y al (mal) vivir de los poetas? Y hemos encontrado a una guía, una zahorí.

Ventanas

para que corra el aire, decía Marx: las ventanas son para las casas lo que los cinco sentidos para la cabeza, lamentando los lúgubres chamizos en que se hacinaba el proletariado.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑