El imperativo peninsular

Esos "id", "marchad", "bailad", esos imperativos peninsulares terminados en D siempre me resultan molestos, y cuando los encuentro en un poema me hieren el oído y la vista. No ordenar, no dirigir, no sermonear. En los poemas se trata de compartir una mirada, quien quiera instrucciones o consejos de "autoayuda" que vaya a otro negociado.

1 de Noviembre

Quizás quienes decidimos finalizar ardiendo y vueltos arena seamos más realistas a la larga, pero resulta emocionante asistir a la lucha de algunas familias contra la entropía definitiva que es el olvido de sus muertos. Aún a sabiendas de que no hay victoria posible en la guerra del tiempo.

de la eternidad de la poesía

... porque seguramente apenas nadie recuerda ya quienes eran los tales Tacho y Tachito Somoza, que tanto menciona Cardenal en sus poemas, pero este poema sigue tristemente vigente, con apenas el cambio de un nombre. No hace falta estudiar historia de Nicaragua para entenderlo.

Ruido 4: Economía del ego

Si hay alguien dispuesto a pagar por un servicio, antes o después aparecerá alguien que lo prestará; es el mercado, amigos. Si alguien está dispuesto a pagar por acceder a la etiqueta de "poeta", alguien le venderá el pin. Y en esas estamos, creo yo: lejos de la poesía y de cabeza en la economía del ego.

Lenguaje y hechos

Dice Octavio paz en El arco y la lira (siempre hay que volver a El arco y la lira) que "todo período de crisis se inicia o coincide con una crisis del lenguaje", entendiendo por crisis la desconfianza hacia un lenguaje que "no quiere decir lo que dice". Todo el andamiaje postmoderno se basa en... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑