Obsolescencia

No hay nada que sea conocimiento obsoleto. La Marina norteamericana recupera el aprendizaje de la navegación astronómica por miedo a la caída de la geolocalización en caso de ciberguerra. Vuelta a la tradición milenaria, al arte de marear.

El imperativo peninsular

Esos "id", "marchad", "bailad", esos imperativos peninsulares terminados en D siempre me resultan molestos, y cuando los encuentro en un poema me hieren el oído y la vista. No ordenar, no dirigir, no sermonear. En los poemas se trata de compartir una mirada, quien quiera instrucciones o consejos de "autoayuda" que vaya a otro negociado.

1 de Noviembre

Quizás quienes decidimos finalizar ardiendo y vueltos arena seamos más realistas a la larga, pero resulta emocionante asistir a la lucha de algunas familias contra la entropía definitiva que es el olvido de sus muertos. Aún a sabiendas de que no hay victoria posible en la guerra del tiempo.

Lenguaje y hechos

Dice Octavio paz en El arco y la lira (siempre hay que volver a El arco y la lira) que "todo período de crisis se inicia o coincide con una crisis del lenguaje", entendiendo por crisis la desconfianza hacia un lenguaje que "no quiere decir lo que dice". Todo el andamiaje postmoderno se basa en... Leer más →

Utopía

Charles Simic nos describe en una frase la utopía compartida por los neonacionalismos que brotan por las diferentes esquinas de Europa: un sabroso pastel de chocolate preservado de las moscas por una campana de cristal (trad. Jordi Doce)

Poesía selfie

Partiendo del hecho de que el desarrollo de la tecnología influye en la evolución de las artes, la omnipresencia del smartphone como 'personal device' (cuánto anglicismo, ustedes perdonen) y con él del selfie como paradigma de su empleo, era inevitable que apareciesen poetas selfies, cuya escritura gira obsesivamente alrededor de su ombligo (yo, mí, me,... Leer más →

Ventanas

para que corra el aire, decía Marx: las ventanas son para las casas lo que los cinco sentidos para la cabeza, lamentando los lúgubres chamizos en que se hacinaba el proletariado.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑