Ferlinghetti

Me entero, parece que un poco tarde, de la desaparición, a los 101 años, de Lawrence Ferlinghetti. Ufff. Les cuento: debería andar por los dieciséis cuando casi de rebote y por mera curiosidad un libro editado por Visor titulado “Poesía Beat”. (Creo que lo cogí en la librería Rodin, tanto tiempo hace desaparecida del paisaje de las ramblas de Santa Cruz de Tenerife) porque Beat me sonaba a Beatles y todo lo que sonara a Beatles me sonaba bien. Tras leerme su prólogo y sumergirme en los poemas, vine a conocer a los señores Ginsberg, Corso, Ferlinghetti… y a ver que todo aquello no tenía nada que ver – o sí, de alguna manera- con The Beatles.

Aquel, creo, venía a ser el primer libro de poesía norteamericana (y uno de los primeros que leía de origen no español o latinoamericano) que caía en mis manos, manos de estudiante de bachillerato que se había acercado a la poesía como un efecto colateral del traslado familiar de Cádiz a Canarias. Fue un trompazo en toda la boca aquel libro, la verdad. Me descubrió que había otras escrituras con un tono, como decirlo, más moderno, más urbano y libre que lo que solía entender hasta entonces por poesía. Leerme aquel libro fue un primer pasito de muchos, pero los primeros pasos son los que, tal vez, definen un camino.

De aquellos diez o doce poetas que recogía la antología, se me quedaron más unos nombres que otros, claro está, y me impactaron más unos poemas que otros. Los que aparecían de Un Coney Island de la mente, con aquella manera de extenderse sobre la página, me dejaron el nombre de Lawrence Ferlinghetti, grabado en la memoria. Como es lógico, con el tiempo leí más cosas, me metí más fondo en los Beat (con ese punto de cierto papanatismo conque mi generación absorbía todo lo que procediese de los Estados Unidos), y también fui adquiriendo una perspectiva crítica y una mayor agudeza que la que tenía aquel pibe de 16 años, de modo que en mi lista de referentes unos nombres caían, otros llegaban… algunos se mantenían y se han mantenido, como el de Lawrence Ferlinghetti.

Hace unos años, mis compadres Carlos Bruno, Ernesto Suárez y yo estuvimos jugando alrededor de un poema de Ferlinghetti, que nos había impactado a los tres, isleños, costeros. “Los surferos también son poetas”, y de ahí salió esta versión. Gracias Mr. Ferlinghetti, disfrute de las olas.

LOS SURFEROS TAMBIÉN SON POETAS

Los surferos también son poetas
si lo miras de este modo
por lo menos en este oeste del Oeste
Ellos también andan buscando
las ola perfecta
con el ritmo perfecto sublime
También buscan la luz interminable
al final del túnel del tiempo
Volarían también
a través del ojo de una aguja
Ellos también son realistas
y conocen una ola asesina cuando la ven
No son ciberpunks
surfeando a través del ciberespacio
Son marinos que saben
que el mar como la vida tiene sus rabias
y puede ser un monstruo implacable
cuando quiere
destrozando el poema de tu verano infinito
contra las piedras sin rima de la atroz fortuna.

SURFERS ARE POETS TOO

Surfers are poets too
if you look at it that way
at least in the western part of the west
They too are looking
for the perfect wave
with the perfect rhythm sublime
They too are looking for the endless light
at the end of the tube of time
They too would fly
through an aye of a needle
They too arfe realists
and know a killer-wave they see one
These are not cyberpunks
surfing through cyberspace
They are sailors who know
that the sea like life has it rages
and can be a ,merciless monster
when it wants to
dashing the poem of your endless summer
on the rimeless rocks of outrageous fortune

Lawrence Ferlinghetti




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: