Laureate?

Hace un par de semanas que fue la tan esperada toma de posesión del nuevo presidente de los EE.UU., Joe Biden. En un momento de la ceremonia, una joven poeta llamada Amanda Gorman, leyó un largo poema. Resultaba ser que Gorman es la vigente Youth Laureate Poet de los Estados Unidos. Alguna vez había leído algo sobre la figura de “poeta laureado”, que resulta ser frecuente en el mundo anglosajón (y en algunos otros sorprendentes sitios más) pero no tenía muy claro que significaba semejante condición. La vibrante intervención de Amanda Gorman en tan elevado acto despertó mi curiosidad. Así que hago una rápida búsqueda encontrándome con esta descripción sobre lo que es el o la Poet Laureate en los Estados Unidos:

“The Poet Laureate Consultant in Poetry to the Library of Congress—commonly referred to as the United States Poet Laureate—serves as the official poet of the United States. During their term, the Poet Laureate seeks to raise the national consciousness to a greater appreciation of the reading and writing of poetry. The position was modeled on the Poet Laureate of the United Kingdom. Begun in 1937, and formerly known as the Consultant in Poetry to the Library of Congress, the present title was devised and authorized by an Act of Congress in 1985. The Poet Laureate’s office is administered by the Center for the Book. For children’s poets, the Poetry Foundation awards the Young People’s Poet Laureate.[1] (Fuente: Wikipedia)

Tengo sentimientos contradictorios ante la figura. Algo dentro de mí me dice: qué horror, poeta oficial de los Estados Unidos (o de donde sea o de lo que sea, el adjetivo que me daña es el de “oficial”). Y qué cosa más cursi, por otra parte: poeta laureado, poeta al laurel, abierto en canal con sal y un poquito de aceite se le podría hacer “a la espalda”. La figura me recuerda a la del poeta de corte, alimentado de las sobras de la mesa del noble a cambio de rimar sus alabanzas y exaltar la belleza de su ( o sus) damas. Ouch!!

Como indica la definición de Wikipedia, la figura encuentra su origen en Gran Bretaña. El muy británico Edward Gibbon, autor de la monumental “Decadencia y caída del Imperio Romano”, se despachaba a gusto sobre esta figura:

From Augustus to Louis, the muse has too often been false and venal: but I much doubt whether any age or court can produce a similar establishment of a stipendiary poet, who in every reign, and at all events, is bound to furnish twice a year a measure of praise and verse, such as may be sung in the chapel, and, I believe, in the presence, of the sovereign. I speak the more freely, as the best time for abolishing this ridiculous custom is while the prince is a man of virtue and the poet a man of genius.— Gibbon: The Decline and Fall of the Roman Empire: Chapter LXX (footnote) (Fuente: Wikipedia)

Pero, por otro lado, me llama la atención la parte de respeto a la poesía que semejante nombramiento conlleva. Es una manifestación de un interés público por la poesía y un respeto institucional por la palabra poética que tal vez esté bien, tal vez no esté todo mal, no sé.

Hay varios países que mantienen esa figura, pero, evidentemente, el o la poeta laureada más relevante es la de los Estados Unidos de América. La siguiente pregunta que se me vino a la cabeza fue cómo se elige al o a la poeta laureada. Pues parece que así:

“despite what some people seem to believe, the Poet Laureate also is not selected like the Pope: there is no conclave of leading poets who gather at the Library to cast secret ballots for the next Poet Laureate (and we’d certainly never use smoke to indicate a new Laureate was selected!). No, the selection process is much simpler, and goes something like this: The Librarian of Congress identifies a poet he’d like to serve as Poet Laureate, confirms that the poet is willing and able to serve as Poet Laureate, and then appoints the poet to the position.

He does not spend his time scouring literary magazines and keeping up on all the latest award winners in poetry, you might ask how he identifies potential candidates for Poet Laureate. The answer is that in any given year the Librarian may seek suggestions from the Library’s Poetry and Literature Center, the outgoing Poet Laureate, former Consultants and Poets Laureate, and distinguished poets and poetry critics. Based on the suggestions the Librarian receives, he will often develop a short list of potential candidates whose work he will read—quick access to the poets’ published collections is not an issue at the largest library in the world!—en route to making a selection. I should emphasize that the final decision on which poet to appoint to the position is the Librarian’s alone. And Rob Casper, the current head of the Poetry and Literature Center, says that Librarian James H. Billington is more than up to the task—”He’s one of the most generous and astute readers of poetry I have ever known,” in Rob’s words.”

Uau, la elección parece descansar en el inmenso respeto que debe existir por la figura del Bibliotecario del Congreso, porque si en mi país hubiera un puesto semejante “a concurso” como el de “poeta laureado”, con sus repercusiones económicas y mediáticas, no quiero imaginar el carajal, salsipuedes, megacristo que se montaría en cada elección de Laureado o Laureada, antes, durante y después. Especialmente después. Madre mía.

Se supone que durante su año de “mandato”, a modo de reina del carnaval, corresponde al/la poeta Laureado intervenir en actos públicos solemnes, y participar en actividades dirigidas a animar el aprecio por la poesía y estimular su lectura, etc.

Recientemente se ha creado la figura de Youth Laureate poet, que es actualmente Amanda Gorman, la primera en el cargo. El proceso de selección del o la Youth Laureate, tiene su propio intríngüilis. Acá está explicado en su propia web: https://www.youthlaureate.org/ : “THE NATIONAL YOUTH POET LAUREATE PROGRAM CELEBRATES OUR NATION’S TOP YOUTH POETS THAT ARE COMMITTED TO ARTISTIC EXCELLENCE, CIVIC ENGAGEMENT AND SOCIAL JUSTICE.” El proceso de selección va de “abajo arriba”, entre las y los “Youth laureate” elegidos en las diferentes ciudades y estados. En la web de la institución tienen todo un catálogo de los jóvenes City Youth Poets Laureates, lo cual es muy interesante en cuanto panorama de la joven poesía norteamericana. La verdad es que impresiona un poco la logística que todo esto conlleva, aún en estos tiempos digitales.

Me llama la atención la conexión entre poesía y ” compromiso cívico y activismo social” que plantea la elección. No es que me parezca mal, pero me pregunto si se le exige ese mismo “compromiso” a la hora de evaluar su trabajo creativo a un “Laureate painter” o “musician”, por ejemplo. No sé si contará ser un o una sindicalista activa o una agresiva militante vecinal o estudiantil con algún incidente policial, o si tendrá más que ver con lo que aquí llamamos voluntariado o emprendedores sociales o lo que allá llaman charity o similar, figuras mucho más homologables e integrables.

La cosa fue que el poema que Amanda Gorman leyó en la toma de posesión de Biden, más algún otro que le he escuchado en eventos institucionales me dejaron verdaderamente frío, los sentí llenos de la retórica repetitiva y un punto grandilocuente que me genera agotamiento psíquico. Sin embargo, días después me encontré en Nueva York Poetry Review los dos poemas de Amanda Gorman que pueden leer ahí en castellano e inglés (hagan clic en enlace), y, vaya, son poemas realmente buenos, que te hacen pensar que seguramente hay algo muy interesante por debajo del espectáculo institucional de pompa y circunstancia, un rumor al que merece la pena seguirle la pista con mirada desprejuciada, que es un ejercicio que a partir de cierto momento hay que realizar a conciencia, tratando de evitar la soterrada y tal vez ineludible envidia de no poder ser joven laureado (y sin laurear ni oreganizar o romerizar) nunca más. 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: