de “El reino”

de Gonçalo M. Tavares, el narrador que más me ha impactado desde la irrupción de Bolaño:

En tiempos de poca imaginación se construye una nueva ciencia: la ciencia de formular el amor en frases; como un estudio experimental en el que se supiera de antemano y con absoluta certeza qué efectos pràcticos o consecuencias morales tienen ciertas frases en el cuerpo de un hombre o una mujer en una noche de sábado. (…)

Los períodos en los que existe el miedo no se utilizan sólo para sobrevivir: también para las pasiones efusivas. Pero si la calidad de una generación se mide por la calidad de las frases que utiliza quien seduce, aquella era sin duda una generación mediocre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: