La Casa Transparente en pie

La Casa Transparente fue un proyecto efímero tal vez, cuatro estaciones, cuatro números de revista de poesía, de la primavera de 2009 hasta el invierno de 2010, vida breve, pero intensa en contenidos que duró hasta que decidimos centrar nuestros esfuerzos en volvernos cartoneros. ¿Quienes decidimos? El grupo de intrusos compañeros que llevamos generando proyectos desde los años 80. Ahora, desde el nuevo espacio colectivo que estamos generando, hemos rescatado todas las entradas e imágenes de La Casa Transparente, que siempre se abría hacia la calle con este zaguán.

Primera.

En estos momentos en que las bolsas se derrumban y los espesos muros de los bancos tiemblan, nosotros levantamos una (esta) casa transparente.

Segunda.

Desde su puerta hablamos, y desde sus ventanas, compartiendo el temblor de quienes pasan, aunque en ocasiones no nos vean.

Tercera.
“Donde la mirada cae a lo largo de un espacio sin fin
y el aire es turbio de diafanidad, bajo el sol o bajo las
estrellas, no vemos nuestra casa transparente”
Eugenio Padorno

Cuarta.

No hay cosa parecida a un programa estético en esta Casa Transparente, más allá de nuestras afinidades (s)electivas. La poética se construye en el hacerse del poema. Cabe decir que buscamos una luz y / o un temblor.

Quinta.

Parménides: Pues lo mismo hay para pensar y para ser. (Fragmento 3 de su “Poema”.
Traducido por Alberto Bernabé. Ediciones Istmo. 2007)

Sexta.

Dice Antonio Jiménez Paz en Las Palmas: hay que dinamitar dentro para que reviente fuera.

Septima.

El mal uso creativo de una nueva tecnología es inconfundible: se trabaja menos, pero se trabaja con las mismas o con menos ideas. El buen uso creativo de una nueva tecnología es inconfundible: quizás no se trabaje menos, pero se trabaja con más ideas.
Jorge Wagensberg

Octava.

Escribió Douglas Adams: Hay una teoría que afirma que si alguien descubre exactamente lo que es el Universo y por qué está ahí, desaparecerá instantáneamente y será reemplazado por algo más grotesco e inexplicable. Hay otra teoría que afirma que esto ya ha ocurrido.

Novena.
Se la llevaron. Que nos la devuelvan ya a casa (también transparente).

Décima.

La soledad es cuando oyes cantar a tus compañeros de horda, Roque Dalton

Undécima.
Seguir adelante, seguir extraviándose. Carlos Edmundo de Ory.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: