Poemas de la transición. Alpha Go vs Lee Sedol, Juego 1

AlphaGo versus Lee Sedol fue un encuentro a cinco juegos celebrado entre el 9 y el 15 de marzo de 2016 entre el jugador profesional de Go surcoreano Lee Sedol y el programa de ordenador de go desarrollado por Google DeepMind, AlphaGo. Se resolvió con victoria de AlphaGo por 4-1, lo que resultó ser, de alguna manera, una inquietante sorpresa. El Go se ha considerado siempre un juego extremadamente complejo, donde la intuición y, de algún modo, la búsqueda de la belleza en el juego influyen. El número de configuraciones posibles de tablero es mayor que el número de átomos en el universo. La gran diferencia entre este enfrentamiento y el que tuvieron el campeón del mundo de Ajedrez Garry Kasparov con Deep Blue en 1987 es que este se trataba de un programa cerrado, mientras que Alpha Go ha ido desarrollando sus capacidades desde el aprendizaje de su propio juego y del ajeno, y evoluciona sin pausa.

El encuentro tuvo lugar en el hotel Four Seasons, de Seul, Corea, país que, junto a China y Japón, son los grandes cultores de este juego milenario. Más de 80 millones de personas vieron en directo la primera partida, a la que Sedol acudió lleno de confianza.

El fantástico documental AlphaGo’ dirigido por Greg Kohs, disponible en la plataforma Netflix, fue el disparador de estos poemas.

La partida empieza en 10, 9, 8…

Partida nº 1

Cuando tienes miedo, la victoria siempre se te escapa.

Fan Hui, campeón de Europa de Go, y “entrenador” de Alpha Go

 

El Go.

 

Una partida de Go

genera una cierta intimidad

entre adversarios.

 

Ante un espacio vacío

vamos construyendo

un mapa cambiante,

liberando espacios,

irradiando influencia

con solo una piedrita

blanca

o negra

en el sitio adecuado.

 

El sitio adecuado es el gran enigma.

 

 

Al principio de la partida

nos mantenemos distantes,

secos,

apenas nos miramos más allá de la educada

presentación.

 

Los gestos medidos,

elegantes,

la Go ishi con dos dedos

sobre el tablero.

 

Pero al rato

puedes sentir el aliento,

el ritmo al que respira

el adversario,

casi escuchas su corazón

latir.

 

Lees sus gestos

sus tics,

como enlaza sus dedos

o se pellizca tenso bajo la mesa

cuando la partida llega al punto

sin retorno.

 

Y aquí estoy

y ante mí no hay nadie.

 

No hay gestos que leer.

La persona ante mí es un autómata

que ejecuta las órdenes

que un programa le da.

 

Nadie a quien conocer:

solo silencio,

algo como un vacío pensativo

frente a mí.

 

Puro software, me han dicho,

ceros y unos.

 

Tarda en decidir donde poner

su primera piedra.

Ahora me pregunto

si no fui algo frívolo

al aceptar este reto

 

contra algo que si no es la nada

se le parece mucho.

 

La nada no respira.

No la veo venir.

Alpha Go 1 – Lee Sedol 0

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: