Arranca el 19

entre oscuros presagios y deseos de, al menos, paz. Todos los primeros de año generan esa sensación de incertidumbre y desasosiego que Bertolt Brecht dejó tan bien explicado en este breve poema:

Estoy sentado en la cuneta
mientras el conductor cambia la rueda.
No me gusta de donde vengo.
No me gusta adonde voy.
¿Porqué, entonces, miro el cambio de rueda
con impaciencia?”
.
(Trad. José Muñoz Millanes)

Que nos sea propicio. Feliz 19.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: