Aporofobia

No existe,que yo sepa, la fobia a los agujeros negros, pese a su absorbente y destructivo poder, porque se ve que están muy lejos, y solo sabemos de ellos lo que los astrofísicos nos cuentan.

Postverdad

Carmen Camacho nos recuerda en el prólogo de su Fuegos de palabras, que Don Antonio Machado avizoraba cosas, por ejemplo esto que hoy llamamos, destruyendo el lenguaje, postverdad, al rescatar su cantar XLVI: " Se miente más de la cuenta / por falta de fantasía: / también la verdad se inventa"

El asalto

El último artículo de Oculta Lit sobre los entresijos de la poesía postadolescente muestra como el capital asalta ese rincón pobre y olvidado de los estantes de poesía, para "optimizarlos" a golpe de poesia simplona y sentimentaloide que toca la fibra de una generación que no encuentra su sitio y se identifica con las mascotas... Leer más →

ser o estar poeta

Siempre que participo en un evento poético, la misma duda, y la verdad es que el "ser" con todo su peso ontológico me abruma. Prefiero la idea de "estar" poeta, condición eventual de la que se entra y se sale, siempre con corazón intruso y la necesaria sensación de extranjería.

protagonista en ausencia y homenaje del Festival de las Letras de La Puebla de Cazalla, para mí ha sido la gran iluminación de estos dos días allá. Bajo su advocación brota una palabra lúcida, afilada y agarrada a la lengua común. Una maravilla.

Deseo y la tierra: Aida González Rossi

Los poemas de Deseo y la tierra se sienten escritos desde esa tensión de la que no paro de hablar, que se pone de manifiesto desde el título, porque la tierra, el entorno, la familia, los estereotipos aplastantes, ejercen su fuerza de gravedad frente al hambre de vida que brota de los resquicios de la agenda cotidiana. Y esta pelea encuentra un lenguaje conflictivo en Aida, y por eso en los poemas las palabras se repiten en un ritmo complejo, contradiciéndose entre sí, buscando la síntesis que permita el vuelo.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑