Aleatorios 24

El aprendizaje de un idioma es un estupendo tratamiento de rejuvenecimiento para cualquiera. Para un o una poeta, además es una cura de humildad. Enfrentarse a la lengua como algo por adquirir, con su entramado y sus artificios, lejos de la naturalidad con la que respiramos la lengua materna, nos enseña a ver la lengua propia con ojos nuevos. Y ojos nuevos es lo que se requiere siempre para encontrar el poema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: