Aleatorios 21

Aprender a cantar quedo, como tuvo que hacer Sinatra cuando quiso cantar a Jobim. Huir de cualquier grandielocuencia. No sé si la poesía susurro llega más lejos que la poesía grito -aunque a veces sólo el grito es capaz de decir-, pero en todo caso es menos invasiva, y no invadir debería ser una regla de trabajo. Una poesía para la persona concreta,tan parecida y tan distinta, no para la amorfa multitud con su inevitable tendencia al linchamiento. Otra regla: no participar en linchamientos ni alimentar hogueras hambrientas de carne humana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: