Aleatorios 16

Tal vez deberíamos los poetas detenernos a ver los concursos de moda sobre cocina (mejor los norteamericanos que sus versiones españolas llenas de falso -y cínico- buenrrollismo). Quitando la paja de la competitividad enfermiza y el griterío, queda un amor al oficio y una voluntad por llevarlo más allá, por innovar, por salir de lo evidente, que a veces echo de menos en mucha de la poesía que veo escrita por ahí. El cocinero no puede esconderse tras las buenas intenciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: