Lampedusa

Poco que añadir a lo que con su habitual puntería apunta David de Ugarte. Mientras problemas de dimensión global traten de ser resueltos con fantasías estatistas del siglo pasado de viejo o renovado cuño, banderitas al aire, es muy posible que nuestros viejos y sangrientos espectros, mucho más peligrosos que los temidos inmigrantes,  vuelvan a pasear por Europa más pronto que tarde.  En el mar de la vergüenza navegan barcos fantasmas: fantasma la tripulación y más fantasma el pasaje, muertos vivientes para alimentar nuestros miedos. Y por boca de algunos la basura nos envuelve a los fantasmas que, en tierra, no queremos mirar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: