Goteburgo, Lanzarote

Semana agitada la pasada…

Huimos como animales de todas partes
De Irán que descansa en el horror
De Iraq que se quema en el fuego del dragón
De Londres que se entretiene con trozos de muertos
De los EE.UU. que genera la muerte con sutileza.

Vamos por todas partes como animales
En la selva de la democracia
En los cactus de la modernidad
En los pozos negros de la religión.

Poema de Homeira Tari, poeta de origen iraní residente en Goteburgo, de su libro, Dimmas blå ögon, y recogido en Poesia sueca contemporánea,  Baile del Sol, 2012, traducción de Hebert Abimorad

En su isla africana, leyó Lancelot anchos libros de viejas aventuras. Con las antiparras más pesadas de su caja de antiparras para presbiopes. Con las antiparras que agigantan desmesuradamente letras y hazañas. Sobre todo, el retorno, lleno de islas, de Odiseo. Isla de las sirenas. Isla de Circe. Isla de Trinacria. Isla de Ogigia. Lancelot veía las islas obsidianas como estaciones del viaje de regreso. Si en la isla de Ogigia paraba Odiseo siete años, era porque la guardavía era Calipso, ninfa rubia, maestra del beso, de la caricia y del mañana.

De Lancelot 28°-7°, Agustín Espinosa.

Un comentario sobre “Goteburgo, Lanzarote

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: