Una tarea para 2013…

… conocer a don Luis Melgarejo. Aquí va una interesante presentación de su persona y obra, por Jorge Díaz Martínez, en Culturamas, donde podrán encontrar este (tremendo) y otros poemas:

CAVE CANEM

Dentro de un perro, sí,

dentro de un perro caben

mordiscos, obediencia, ladridos, desamparo,

carlancas, madres, lobos, costillares,

cadenas herrumbrosas, candados antiquísimos,

la luz esa que alumbra la infancia en la memoria y

tiritañas raídas por la friega del hambre,

la certeza del pienso y

cabe el odio y la paz,

las raigambres profundas de la dicha más lenta,

los orines calientes del mozuelo humillado,

la divisa del miedo, los linderos del mundo,

el desguace infinito del motor de la furia,

las pupilas vidriosas que asolan las cunetas

de los caminos rectos y el insomnio,

las lonjas, las aduanas, los montes de piedad,

las cuevas cuando el fuego era un milagro,

alijos, malas pulgas, el pudor,

los zurdos y los diestros, escrutinios,

nitrógeno, potasio, cariño y mucho fósforo y

la osamenta pelada de un gallo de pelea

y un sigilo entre jaras y una asfixia de siglos

y estos nudos que aprietan como aprietan mis puños

el doble corazón de las urgencias

que late en la espesura y

también caben los soles,

el cáncer, odaliscas, las sobras, lo caduco,

tus manos, nuestras vidas, mis clavículas,

los cerros, los furtivos, la sed, la burocracia,

el tuétano de un fémur de los de relicario,

miserias, emboscadas, braseros, azadones,

la soledad feliz, el yugo, confidentes,

los jornales manchados de sangre compañera,

la escarcha en el verdín de los estanques,

los golpes, las palabras, el silencio,

los tristes uniformes de un ejército firme,

punzones, maceteros, artilugios modernos

que parece que sirven para viejos quehaceres,

la lógica del jueves, lo amargo de estas vísceras,

condenas, dentelladas, apuros, callejones

y hermosas tachaduras mucho más verdaderas

que lo escrito al dictado del anhelo imperial

y el solsticio de invierno y las cerezas maduras

y el azar y la industria y

caben canes, canicie,

canículas de asfalto y podredumbre,

pistones, cartapacios, escorzos, nervios, censos,

las cosas sin sus nombres, la lengua que se da,

el mar, las motosierras, el vértigo, los rabos,

la piel de los membrillos, los líquenes graníticos,

la tierra apisonada, pereza y mansedumbre,

quinquenios, maquis, dudas, las perreras,

desórdenes, cuarteles, coltán, la numismática,

trescientas biblias coptas, el precio de la carne,

cabriolas, garrapatas, la raza y el moquillo y

la voluntad del amo y

también cazuelas, llagas,

laúdes, pedigríes, chilabas, desconcierto,

hollín, balates, yunques, gatos, sogas,

pinceles, hemiciclos, olvido, longanizas,

susurros, diagonales, microprocesadores,

el fiel de la balanza trucada de los justos,

la mística, la leña, sudor, fideicomisos,

las sonrisas sinceras, las mentiras piadosas,

el jazz, la levadura, lo falaz,

las florecillas blancas de las papas,

la pólvora, los trenes, pequeñas alegrías,

neblina, vecindades y más de cinco mil

cadáveres anónimos según la luz que arrojan

los datos más recientes relativos

a las fosas comunes de desaparecidos

de esta provincia nuestra.

Dentro de un perro, sí.

Dentro de un perro cabe la historia verdadera.

(inédito)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: