Obra

Es frecuente que en conversaciones con poetas amigos aparezca la idea de “la obra”: La obra es lo importante, hay que centrarse en la obra, porque la obra es lo que dejas. Aferramos ese ladrillo lleno de versos y lo acariciamos como depositario de nuestras patéticas fantasías de inmortalidad…

Sin embargo, en el medio de la vía (en el medio de la vida si hay suerte, tal vez, como canta Ariel Rot en mis cascos) prefiero reivindicar la alegría salvaje del momento, del fogonazo en que piensas que ahí está el poema, aunque no sea cierto del todo, aunque haya que seguir rascando hasta darle al pedrusco la forma que contiene… Ese chute de energía no tiene precio. Y es ahora, no en el azaroso más allá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: