Leer un poema

Me lo estoy pasando de miedo leyendo “Cómo leer un poema“, de Terry Eagleton. Me admira la capacidad de los intelectuales británicos para desbrozar la palabrería académica casi en cualquier campo, y, además, con sentido del humor, o ¿se imaginan ustedes a alguno de nuestros engolados cátedros diciendo lo siguiente?

Los criticos académicos vivimos en un permanente estado de terror, temiendo el día en que algun funcionario menor de una oficina estatal, perezosamente repasando un documento, se tropiece con la embarazosa evidencia de que en realidad se nos paga por leer poemas y novelas. Esto resultaría tan escandaloso como recibir un salario por tomar el sol o por tener relaciones sexuales.

Pero no se trata sólo de que se nos pague por leer libros. Lo inaudito es que se nos paga por leer libros sobre personas que nunca han existido o sobre hechos que nunca han tenido lugar. En la vida común hablar de gente imaginaria como si fuese real se le denomina psicosis; en las universidades se le llama crítica literaria”.

El título del libro no puede ser más simple ni más atracivo: Cómo leer un poema. Algo que algunos pensamos que sabemos hacer y otros sienten terror de hacer. Eagleton analiza este hacer que es leer un poema, tratando de responder a preguntas con respuestas más complejas de lo que parece: ¿Qué es la poesía y en qué se diferencia de la prosa? ¿Tiene la poesía un lenguaje propio?¿ Qué entendemos exactamente por imágenes poéticas?… En serio, si lo ven por ahí no se lo pierdan. Estoy aprendiendo una barbaridad desde mi condición de intruso. Aquí les dejo un fragmento:

La poesía es una manera de fenomenología del lenguaje, una en la que la relación entre palabras y significados (o significado y sgnificante) es más estricta que que en el lenguaje ordinario. Hay muchas maneras de decir “Tome asiento”, pero sólo una de decir “La liebre saltaba estremecida entre la hierba helada”. La poesía es el lenguaje en que significado o sentido es el proceso global de la propia significación.Es, por tanto, un lenguaje que, siempre, en algún nivel, habla de sí mismo. Hay algo circular o autoreferencial incluso en los poemas más públicamente comprometidos. (…) Poesía es algo que se nos hace a nosotros, no solamente que se nos dice. El significado de las palabras está fuertemente vinculado a la experiencia de ellas.

Hay otra característica distintiva de lo poético. La época moderna ha estado continuamente dividida entre un sobrio aunque bastente pacífico racionalismo, de una parte, y cierto número de seducturas aunque bastante peligrosas formas de irracionalismo, de otra parte. La poesía se presenta como puente entre ambas. Más que ningún otro discurso, se ocupa de los matices sutiles del significado, y de ese modo le es útil el razonamiento y la consciencia vigilante. En su forma más meritoria, es un producto supremamente perfeccionado del conocimiento humano (…) permitiendo que los ritmos, las imágenes e impulsos de nuestra vida subterranea hablen por medio de su exactitud impecable. Ésta es la razón por la que es el tipo de lenguaje humano más completo que pueda imaginarse -aunque lo que constituye el lenguaje, irónicamente, es precisamente su condición de incompleto. Lenguaje es aquello que siempre queda por venir.

Un comentario sobre “Leer un poema

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: