Y más y más…

Vaya con la primavera, qué manera de florecer libros, no hay quien siga el ritmo… De la Familia Itinerante, nada menos que tres novedades a las que ya hambreo echarles ojo. La primera la de Miguel Angel García Argüez; si conozco a alguien con oido para el ritmo verbal es Miguel Angel, capaz de fajarse en la zona cultista y con la misma salir  a la línea de tres de lo popular  a colocar el triple decisivo. La primera vez que le escuché decir sus poemas en el Ateneo de La Laguna, ya me dieron ganas de degollarlo (la envidia es así, mala,mala,  muy mala…) pero años de educación castradora me lo impidieron. En Baile del Sol acaba de publicar Los días de maiz. Aquí va la portada y un poema de avance:

VIII

Hay una mariposa
En el ojo del cocodrilo
Un cocodrilo
En el estómago de la araña
Una araña
En el diente del jaguar
Un jaguar
En las escamas del pez
Un pez
En la piel de la culebra
Una culebra
En la cabeza del mono
Un mono
En el corazón del hombre
Un hombre
En el hocico del perro
Un perro
En el vientre del pelícano
Un pelícano
En el cerebro del gusano
Un gusano
En las alas del colibrí
Un colibrí
En los labios de mi amada

Y más… la editorial Renacimiento ya ha puesto en la calle Para nombrar una ciudad, de David Eloy Rodríguez, sobre el que no voy a insistir porque ya he hablado alguna vez de él (y volveré, eh, no lo duden)…

y aquí el poema abrebocas, para que entiendan las ganas que tengo de echarle los dos ojos a este poemario,un  poema muy oportuno en estos momentos de histeria:

TIEMPOS ESPLÉNDIDOS EN LA MISERIA

Ellos siguen las raíces hasta la savia bruta,
tratan de no ser serviles a la tristeza,
viven sin tregua, para ser.
Si contemplan un rato una manzana
piensan en el corazón de la manzana;
si conocen a cualquiera le piden
que nunca permita que se ponga el sol.
Este instante es su única posesión cierta:
su vida es imposible de fotografiar.
Con ellos se aprende lo difícil:
la alegría en la respiración, el desafío
de amar en aventura, el deber de vivir,
ese emblema, esa audacia.
En plena ruina, a todo sol, nos vamos muriendo.
Poco a poco, o rápidamente, nos vamos muriendo.
Ellos igual también se mueren, es posible,
pero de otro modo, de menos muerte.

Y para terminar, Miguel Angel, David Eloy y José María (Gómez Valero) acaba de ver publicado un libro que me despierta mucha curiosidad: un libro de cuentos dirigido al público infantil, editado por Cambalache, de título Este loco mundo.

Así que a mis amigos Itinerantes no hay crisis que los tumbe, ni se han sumado a la terrible huelga de poetas que ha bloqueado el país. Su agenda de presentaciones, enloquecida, y yo  tengo muchas ganas de verles…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: