Qué último verso…

Este año es centenario del nacimiento de Miguel Hernández. Es posible que las “celebraciones” acaben de enterrar al poeta, por no hablar de la des-facha-tez de algunos. Uno de los problemas (entre otros) de estar muerto, es que no te puedes levantar y soltar de vez en cuando un buen cogotazo de esos con la mano abierta, resonantes… Creo que un año como este sería buen momento para devolver a Hernández a la lista de lo que todo adolescente debe leer para pasar a ser un jóven, y para recordar, sobre todo, que Hernández era capaz de escribir poemas como el siguiente. Me permito llamarles la atención sobre el verso que cierra el poema. Acojonante.

Llegó tan hondo el beso

que traspasó y emocionó los muertos.

.

El beso trajo un brío

que arrebató la boca de los vivos.

.

El hondo beso grande

sintió breves los labios al ahondarse.

.

El beso aquel que quiso

cavar los muertos y sembrar los vivos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: