y otras tres…

entrevistas interesantes, de diferente origen. tres: la que realizan David Eloy Rodríguez y Laura Casielles a Agustín García Calvo en Rebelión.org. No sé si acaba de gustarme la manera de construir (o deconstruir) el discurso que tiene García Calvo. Posiblemente entender sus palabras requiere (esto siempre es así, por otra parte) manejar con cierta profundidad su conexto de pensamiento. Me encanta cuando habla de poesía, por ejemplo, aquí:

Sí, sí, la verdad es que estoy algo harto y además cada vez más harto de la Poesía, porque no se puede llamar poesía más que a lo que se vende como poesía, no podemos hacernos ilusiones de cambiar el vocabulario, ¿no? Ahí está una cosa, una producción además cada vez más multitudinaria, que se llama poesía, y naturalmente yo tengo que decir en todo caso que las cosas que yo hago no son poesía, porque tengo que atenerme a que poesía es eso que se vende y se produce. A pesar de ello, pues yo mismo he encontrado todo tipo de escritos de pensadores de otros tiempos, de poetas, en los que he encontrado mucho alimento, mucha ispiración; no puedo declararme ahora completamente recién nacido en este mundo, ¿no?, ni privarme de las posibilidades de la escritura. Cuando hacía más lo de andar recitando por ahí (ahora más bien que recitar lo que hago es canturrear, para que se parezca lo menos posible a la poesía de los poetas), solía advertir que de lo que allí sonara, lo bueno, lo que a cualquiera de los oyentes le dijera de verdad algo, eso no era mío, que se me había escapado. Y que en cambio todo lo malo era mío, claro; todo lo malo que quedara era mío. Y esa es la técnica: acertar a quitarse de en medio, aunque sea por un momento, y dejar que la que hable sea la lengua. Que hable, cante o lo que sea. La atención al arte, a la técnica, al ritmo, favorece eso, porque si uno entiende que la poesía se refiere al contenido, a lo que dice, entonces está ya casi perdido, entonces no va a decir más que lo que tiene que decir y a expresar quizá algo. La atención ante todo al ritmo y a la técnica distrae mucho de eso, y entonces favorece que de vez en cuando la onda del ritmo sea algo que no sea lo que ya está dicho.

Dos: la que Antonio Jiménez Paz hace a la escritora canaria Cecilia Domínguez, a la que le pregunta Antonio dónde puede quedar Fetasa, y ella contesta lo siguiente:

Mmmm… Fetasa queda en el aire, en la hoguera donde arden, felices, los espantapájaros, en la salida de todos los túneles, en la memoria de los días, en las manos y en el mar.

Por cierto, anuncia Antonio próxima entrevista a Miguel Díaz “Zurda”. Estaremos al tanto.

y tres: La que hicieron los amigos de Sopa de Poetes a Juan Carlos Mestre el pasado día 20, y que puede escucharse enterita aquí.

Todo esto es lo que llaman los ingleses “food for though”, y del mejor…

2 comentarios sobre “y otras tres…

Agrega el tuyo

  1. Poeta, gracias por recomendar en tu menú nuestra entrevista con Mestre! La verdad es que pasamos un rato buenísimo con el maestro.

    Salud!

    Mariano

    PD. Por cierto, anda con cuidado, que estás en la lista negre de nuestras posibles entrevistas y cualquier día te conviertes en tropezón de nuestra sopa.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: