Arozarena

Rafael Arozarena murió ayer. Vaya añito que llevamos…Arozarena fue un fetasiano. Y los fetasianos fueron el grupo de autores más radicalmente rompedores que las islas dieron. Gente extraña. Para sus paisanos, y para la literatura española que los desconoció. Marcianos ultraperiféricos y convocados al silencio para romper la mudez propia de estas latitudes en la mitad del siglo pasado. Arozarena tuvo un tiempito de cierto éxito con su novela Mararía, que inlcuso fue llevada al cine, pero el poeta se le rebelaba y no le dejó producir clones de aquella que le permitiesen ser productivo a la industria editorial. Para mí, desde que leí su Silbato de Tinta Amarilla (Taller de Ediciones JB, 1977), Arozarena es un poeta, y grande.

Aquí les va, de su Coral Polinésica, una muestra:

El pobre pobre de Juan Bay el loco loco de Juan Bay vivía de la libertad que lke daba el libre libre de Juan Bay su caramillo cancionero su mirlo posado al hombro de su risa de agua dulce su rebaño de cien mujeres el rayo dentro de la botella el fuego esculpido de su voz un as de oro en el bolsillo verdes sus manos de hierba repartían la esperanza de sus mejores mentiras entre los dioses sus amigos.
.
El pobre pobre de Juan Bay el loco loco de Juan Bay.
.
Enriscado como un guirre toca el cielo a diario, hacía el amor cien veces, pintaba corazones en las tabaibas los dibujaba con cal sobre el basalto comía tierra dulce con miel y leche y no lloraba nunca ni se quejaba por tener tantas cosas.
.
El pobre pobre de Juan Bay el loco loco de Juan Bay.
.
Dóciles las hormigas le seguían los pasos hasta la fuente le hacían cosquillas en los pies para construirle la risa en la siesta mientras las abejas le pintaban el cuerpo de miel.
.
No tenía paredes su palacio ni puertas para entrar o salir. El habitante estuvo siempre en su interior. Con su rebaño de cien mujeres vestidas con piel de cabra. Con su mirlo posado en el hombro, el fuego esculpido de su voz, sus manos de hierba verdes, el naipe de la suerte en el bolsillo y el rayo dentro de la botella.
.
Sobre una laja de basalto la única palabra que atinó a escribir: BIDA.
.
El pobre pobre de Juan Bay el loco loco de Juan Bay.
.
Antes de morir supo de su riqueza y su cordura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: