Crisis cantada por Dylan

Una de las cosas más divertidas y a la vez inteligentes que he leído estos días sobre la crisis es este texto del economista Juan Urrutia:
La irónica diagnosis de Dylan. Urrutia utiliza una canción de Bob Dylan sobre la muerte de un boxeador en el ring, “Who killed Davey Moore, Why an’ what’s the reason for?” para ilustrarnos sobre la posición de los elementos o actores de la presente situación. La cuestión es que reproduce las estrofas de la canción en su idioma original , y a mí se me ha ocurrido (esto sigue siendo un blog de poesía, demonios) que no estaría mal hacer disponible una versión en castellano de esos versos, para que quienes no estén muy fuertes en inglés puedan cogerle el golpe al texto. He tratado de mantener el beat dylaniano, así que me he tomado algunas licencias, que espero que me perdonen y que sirvan de ayuda…las estrofas van en el mismo orden que en la entrada de Urrutia.Sugiero que abran otra pestaña y vayan leyéndolo, saltando aquí cuando les haga falta…

Apunta hacia otro lado
dijo el árbitro apurado.
Tal vez debí para la pelea
evitando, tal vez, una muerte tan fea
pero el público me hubiera matado,
estafa, ladrones!!! habrían gritado.
Es terrible morir así en la lona
pero es que a mí también me presionan.
No es a mí a quien deben culpar
no fui yo quien lo hizo matar

Ni a nosotros, el público rugió,
vibrando las paredes del pabellón.
Sólo queríamos ver una pelea,
sólo queríamos algo de sudor.
Lo de esta noche tambień nos apena,
no merecemos ninguna condena.
No, a nosotros no puedes culpar
Nosotros no lo mandamos matar.

El manager dice, “me lavo las manos”
tras el humo de un enorme habano,
yo siempre pensé que estaba tan sano,
y su pobre familia sin donde mirar…
Es duro decirlo, duro de expresar,
pero si estaba enfermo se debió negar.
No es a mí a quien debes culpar
No fui yo quien lo hizo matar.

Ey, no me jodas, dice el apostador,
ticket en la mano, aire soñador
¿Pegué yo acaso los golpes mortales?
¿Son de mis manos esas señales?
Si hasta aposté por él un buen pico
y eso no me hace un pecador rico.
No, no es a mí a quien debes culpar,
no fui yo quien lo hizo matar.

El periodista me dice ¡Cuidado!
mientras teclea como un condenado,
al boxeo no se le ha de culpar
jugando al futbol te zurran mucho más.
El noble arte es una vieja tradición
que nos identifica como nación.
No es a mí a quien debes culpar,
no fui yo quien lo hizo matar.

Ni yo, dice con los puños caídos
el hombre en el ring en su niebla perdido.
Yo vine aquí para poder pelear
cuando en mi país prohibieron boxear.
Golpeé duro, sí, es verdad.
Me pagan por ello, creo recordar.
No fue un asesinato sino el destino,
voluntad de Dios, marcado camino.

6 comentarios sobre “Crisis cantada por Dylan

Agrega el tuyo

  1. No sabes lo bien que me viene tu traducción. Pensaba utilizar a Dylan en una charla a bienpensantes y encontré una traducción en la red. Pero nada que ver con la tuya: es magnífica y te haré propaganda. Muchas gracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: