Acogida e identidad

En estos días donde la estupidez colectiva se expresa de diferentes maneras, he tenido la suerte de andar leyendo Istmos de la periferia, libro de ensayos y artículos del jóven filósofo y crítico literario isleño Daniel Barreto. Daniel trabaja alrededor de conceptos tan resbaladizos como “identidad”, “cultura”, “ética” sin perder su sentido de la ubicación. Sabe desde donde escribe y los condicionamientos que esto conlleva. Uno de sus textos, “CAIRASCO, ÉTICA Y CULTURA”, arranca como sigue, no se lo pierdan:

(…) Uno de los significados originarios del vocablo ethos es precisamente el de “morada”, “residencia”. La esencia de la ética es apertura y acogida del otro en la propia modada. Ética de la hospitalidad como ser mismo de la ética. Recepción en la que el huesped crea al propio anfitrión. “el sujeto: un anfitrión”, escribe Derrida leyendo a Levinás. Acoger es aceptar es ser responsable del otro, de la pervivencia de su alteridad. Es decir: escuchar y sostener en nuestra voz su lenguaje. Hacerse cargo de su palabra, en la que yo no me reencuentro para comprenderme y regresar a mí, palabra que dejo ser en mí desconocida. Cuando una lengua acoge al idioma extranjero, queda desbordada, impelida a su vez a la difícil, impensable armonía del encuentro. De modo análogo sucede en el ámbito de las culturas. El sentido de la cultura surge como espacio ético de la hospitalidad. Cultura como nexo que prolonga lo familiar, nuestros conocidos, la intimidad de un lenguaje. Un nosotros que jamás se uniforma en una homogeniezación maniquea, sino que esquiva la definición última como nos-otros. Pues quizás sólo en la propia casa cabe practicar la hospitalidad como esencia de la ética. Un pueblo sin cultura sería el lugar inhóspito por excelencia.

2 comentarios sobre “Acogida e identidad

Agrega el tuyo

  1. Me parece una reflexión muy interesante. La cultura como expresión de la hospitalidad (y por tanto de una parte importante de la ética). Me quedo con las ganas de saber si el autor llega a algún tipo de conclusión sobre el asunto de la relatividad de la ética.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: